GRUMETE ENAMORADO
Ancla
es en mi tu geografía.
Conmigo la llevo,
como un grumete
enamorado.

Juntos,
ancla en grumete,
iremos navegando
por los mares profundos
de mi tiempo.
Inseparables
en la vida y en la muerte.

Digo, mañana será bello vivir,
Trabajar será también bello mañana.

Por eso no renuncio de ti.
Ni te impreco. Ni soy el que te ofende.
Ni de tu rostro demarcado
huyo en esta soledad,
                                    en este frio del mundo.
En mi te doy calor.
En mi sangre te retoño,
Diariamente.
                        ¡Y no te puedes morir,
Mientras en mi sea la vida!

En mi te llevo,
y de miles como yo
                                    levantarás tu vuelo.

Mañana Será.
Siempre existe el mañana
si ahora nos rodean noches solitarias.

Muy pronto será el amanecer.
La realidad será entonces menos grande
que nuestro propio sueño.
Pero para esa hora, !conduélete de mí,
júzgame con clemencia, y no te rías!

Recuerda que fui menos que hombre:
¡Nunca fui libre!

Pero recuerda también que fui mucho más:
¡Luché por devolver su humanidad
al hombre, y por hacerlo libre y bueno,
para naranjo provecho de todos!