ROMEO Y JULIETA

El viento
acaricia
con sus manos azules
cotidianamente
el rostro de la noche.

Y la dulce señora
reclina su suave cabeza
sobre el pecho aéreo
del gran intranquilo.

Pronto trinará
para ellos
la alondra del día.