POR TI VALE LA PENA TODO, PROLETARIO
Tú,
     Sin cuyas manos
no existiría el futuro
de todos.
Tú,
     que llegas a la mesa
de la pobreza
y mieriendas protestando.


    inconforme de miseria,
debes saber bien,
                        muy bien,
que mi voz
                        nació
para que tú cantaras
                        por ella.
Y que sólo por ti,
                        Compañero,
vale la pena
            que la voz no ceda,
que no se venda,
                        que no se enlode.
Por ti
            vale la pena todo,
                                    proletario,
hijo y padre de la aurora que viene.
Y es que la voz,
                        en las manos de las masas,
debe ser la espada
                        insobornable,
que no se quiebre,
que no se doble,
                        que no se manche!