A thing of beauty is a joy forever.
Another Spring Flower... Poesia

Y ese niño será una estación más viejo que ahora. Quizá en abril ya tenga miedo de los enormes perros que acaricia en noviembre. Y el anciano que nos mira, tal vez te mire después desde la estrella más distante o desde la fresca presencia de una flor, que aún debe ignorar que nacerá de ojos tan adultos.


Links
Find Your Lookalike
Free Classifieds

Paz Tejada

militar y revolucionario

Desde los primeros meses de mi estancia en El Salvador, me empezaron a buscar los exiliados guatemaltecos. Tal vez el primero de ellos fue un muchacho de unos 17 años que se llamaba Otto René Castillo y que me fue a decir que yo tenìa que encabezar la lucha. Otto René era dirigente estudiantil de postprimaria, secundaria o bachillerato. 146 (p. 276)

146 Otto René Castillo[1936-1967] con el tiempo llegó a ser un poeta notable. Al decir de un especialista en la materia. (Morales, 1994) acaso sea junto a Roberto Obregón Morales, uno de los dos más grandes poetas guatemaltecos de la segunda mitad del siglo XX. Se incorporó a la lucha armada a fines de 1966 habiendo sido capturado en la aldea. Los Achiotes, departamento de Zacapa, junto a la combatiente Nora Paiz. Ambos fueron atrozmente asesinados por el Ejercito guatemalteco el 19 de marzo de 1967. (p. 276)

Me parece que fue cuando me hablaron de la conspiración en la que estaba implicado el coronel Niederheitmann, que entramos clandestinamente a Guatemala Otto René Castillo y yo. Nosotros venìamos ya de regreso de tener reuniones conspirativas contra el gobierno de Castillo Armas. Algunos de los grupos de conspiradores, porque eran varios grupos, estaban integrados por muchachos jóvenes, estudiantes y dirigentes sindicales. Eran ellos quienes nos habìan llevado. Entre ellos estaba Godofredo Sandoval. Me tuvieron en una casa de unos militantes o activistas, dirigentes sindicales. Después estuve en la casa de Mario Raúl Toledo, el papa de Carlitos Toledo. Alli fue cuando lo conocì, era entonces un adolescente, casi un niño. Otto estaba en otra casa. Alli llegaron a verme varias personas, entre ellas el doctor Luis Fenando Galich, después alcalde de Guatemala. También llegó a verme creo que Oscar Barrios Castillo, quien me expresó adminiración por que yo estaba en Guatemala, “¡Que huevos los tuyos!” recuerdo que me dijo. Todos ellos eran dirigentes civiles, de los que no habìan salido al exilio. (P. 286-287)