Frases del Poeta

Tendría Otto René unos 16 años, cuando su hermano Jorge..le pidió un verso, para grabarlo en una medalla, el poeta le escribió dos versos: "Quiéreme mientras viva... recuérdame cuando muera." y "Cuando unos brazos hay que te desprecian...hay otros que te desean".

Mi vida en la guerrilla es mi más grande poesía.

No me apena dejaros. Con vosotros queda mi esperanza.

Y nada podrá contra la vida porque nada pudo jamás contra la vida.

Si me preguntaras qué es lo que más quiero sobre la anchura de la tierra, yo te contestaría: a tí, amor mío, y a la gente sencilla de mi pueblo.

Intelectuales apolíticos de mi dulce país, no podréis responder nada. Os devorará un buitre de silencio las entrañas. Os roerá el alma vuestra propia miseria. Y callaréis, avergonzados de vosotros.

Nunca preguntéis a un hombre si sufre, porque siempre se está sufriendo en alguna forma y en algún camino.

Nada es más invencible que la vida.

Y entender a todos y a todos decirle: vive, porque la vida es la poesía más alta.

Anduve viajando muchos años por el mundo, con el lucero de tu nombre en los ojos.

Dulce eres, como la tierra, como ella frutal y hermosa.

Soy un hombre apasionado del viento, por él hubiera dado toda mi vida.

Pequeña patria mía, dulce tormenta, un litoral de amor elevan mis pupilas y la garganta se me llena de silvestre alegría cuando digo patria, obrero, golondrina.

Y no hubo una sola mañana, que se fuera sin algo de lo tuyo.

Ay, Guatemala, cuando digo tu nombre retorno a la vida. Me levanto del llanto a buscar tu sonrisa.

Vámonos patria a caminar, yo te acompaño. Yo bajaré los abismos que me digas. Yo beberé tus cálices amargos. Yo me quedaré ciego para que tengas ojos. Yo me quedaré sin voz para que tú cantes. Yo he de morir para que tú no mueras, para que emerja tu rostro flameando al horizonte de cada flor que nazca de mis huesos.

Hermosa encuentra la vida quien la construye hermosa.

¡Desgraciados los traidores, madre patria, desgraciados. Ellos conocerán la muerte de la muerte hasta la muerte!.

De veras, nunca estoy sólo. Tan sólo estoy triste cuando tus ojos huyen del sitio en que debimos encontrarnos por la tarde.

 

print this article send this article to a friend link to this article
Privacy Policy: The OttoRenecastillo.org, Guatemalan Poetry will not rent, sell, share or disseminate any information about you with other people or non-affiliated companies and organizations. We do not set client side cookies. Our server logs are used only for traffic analysis, and are erased from our server monthly. ©Copyright 1993 - 2020 by Computer Solutions - Chicago
The Four Corner Stones:
Cybernetic Democracy • Financial Justice • Ecological Harmony
Peace and Non-Violence
frontpage | headlines | next | deeper | top