EL GRAN INCONCORME

I

Nunca preguntéis

a un hombre

si sufre,

porque siempre

se está sufriendo

en alguna forma

y en algún camino.

 

Hoy,

por ejemplo,

sufro tu dolor,

patria mía,

hasta lo más alto

de mi alma.

Y no puedo

escapar,

llagado

como estoy,

de tu tragedia,

 

Debo vivirte,

porque no he nacido

para darte

el contrapecho

de mi vida,

sino lo más noble

y provechoso que tengo:

la vida de mi vida,

la dignidad y su ternura.

II

Si alguien

sufre tanto contigo,

ese pobre hombre

tengo que ser yo,

yo que sufro tu limosneros,

tus prostitutas,

tus hambrientos,

tus ásperas colonias populares,

donde tienen sus nidos

los buitres

del hambre y del frio.

 

Pero yo no te sufro

sólo con los ojos

abiertos,

sino con toda la herida,

tanto del alma

como del cuerpo,

porque soy, antes que nada,

el gran inconforme

que anda

debajo de la piel

de todos,

esperando su hora,

porque nadie

como los pueblos

saben,

que no se puede

renunciar jamás

a la lucha,

porque tampoco

se puede renunciar

nunca a la Victoria.

 

 

print this article send this article to a friend link to this article


Privacy Policy: The OttoReneCastillo.org, Guatemalan Poetry will not rent, sell, share or disseminate any information about you with other people or non-affiliated companies and organizations. We do not set client side cookies. Our server logs are used only for traffic analysis, and are erased from our server monthly. ©Copyright 1993 - 2012 by Computer Solutions - Chicago
The Four Corner Stones:
Cybernetic Democracy • Financial Justice • Ecological Harmony
Peace and Non-Violence
frontpage | headlines | next | deeper | top