HOLOCAUSTO OPTIMISTA

                  ¡Qué terrible mi tiempo!

Y sin embargo, fue mi tiempo.

No lo impuse yo, tan sólo

me tocó hundir mis pasos

en su vientre

y caminar con el fango

hasta el alma,

llenarme la cara de lodo,

enturbiarme la pupila

con el agua sucia

y marchar

hacia la orilla futura

dejando una huella

horripilante

que hederá

para todos los tiempos.

Y sin embargo, fue mi tiempo.

Pustulento. Perruno. Horrendo.

Creado por el lobo, en verdad.

Sufrido por el hombre, a verdad.

Destruido con odio y muerte

en nombre del amor y la vida.

¡Qué terrible mi tiempo!

 

Y sin embargo, fue mi tiempo.

Hombres del futuro, cuando

penséis en nuestro tiempo,

no penséis en los hombres,

pensad en las bestias

que fuimos mordiéndonos

a dentelladas homicidas

lo pedazos de alma

que tuvimos,

pero pensad también

que en este combate

entre animales

se murieron las bestias

para todos los siglos

y nació el hombre,

lo único bueno de mi tiempo.

Y que en medio de todo,

algunos vimos,

llenos de telarañas

y de polvo genésico,

cómo el hombre

fue venciendo a la bestia.

Y cómo el futuro

se acercaba

con una estrella

en los cabellos,

cuando morìa

la bestia

bajo el peso

del hombre.

 

print this article send this article to a friend link to this article


Privacy Policy: The OttoReneCastillo.org, Guatemalan Poetry will not rent, sell, share or disseminate any information about you with other people or non-affiliated companies and organizations. We do not set client side cookies. Our server logs are used only for traffic analysis, and are erased from our server monthly. ©Copyright 1993 - 2020 by Computer Solutions - Chicago
The Four Corner Stones:
Cybernetic Democracy • Financial Justice • Ecological Harmony
Peace and Non-Violence
frontpage | headlines | next | deeper | top