NO SER COMO EN OTOŃO UN ARBOL

El aire, el agua,

los árboles que cantan,

y tu mano.

Tu mano es una estrella

en lo alto de mi pecho.

En la oscuridad

brillan sus puntas,

hiriendo dulcemente

mi piel,

con su extraña ternura.

 

Pero no te apagues,

amor mìo,

en esta noche larga

que no acabará nunca

en el hombre que tú amas.

No quiero ocultar

que detrás de su luz

se extiende infinito

el canto

de todas las tinieblas.

Nunca niego

que mi frente es un nogal

que sufre,

si tú no estás conmigo,

ayudándome al recuento

cotidiano de la luna.

A lo lejos, a veces,

oigo los pasos de un nunca

que se acerca, buscándome

con sus cuernos en alto.

 

No me dejes, amor mìo,

Si tu luz, en la tiniebla.

No quiero caminar después,

a oscuras y con un jamás

en medio de los ojos.

No ser como en otoño

un árbol, bajo la tarde

frìa y desolada.

No ser el pájaro ciego

cuyo canto es una queja de pupilas.

No quiero ser

el alarido

que salta del corazón

como un leopardo

en llamas,

si tu mano se apaga

para mì,

dejándome perdido

en las distancias.

 

print this article send this article to a friend link to this article


Privacy Policy: The OttoReneCastillo.org, Guatemalan Poetry will not rent, sell, share or disseminate any information about you with other people or non-affiliated companies and organizations. We do not set client side cookies. Our server logs are used only for traffic analysis, and are erased from our server monthly. ©Copyright 1993 - 2020 by Computer Solutions - Chicago
The Four Corner Stones:
Cybernetic Democracy • Financial Justice • Ecological Harmony
Peace and Non-Violence
frontpage | headlines | next | deeper | top