TULIPANES ROJOS

                                      A ti, Karen, que descubriste

                                      para mí el mundo estupendo

                                      de las flores.

 

I

Ni el Sol

ni la luna

trajeron

a mi alma

este día

tanta luz

como tus manos,

vida mía.

 

Hacía largo ya

que todo me decía,

los niños,

las palomas,

los tejados sin humo,

el paulatino

irse poniendo alegre

de la gente,

que éramos todavía

un poco de primavera

más jóvenes

que lo seremos

el próximo verano.

 

Pero faltaba este día,

sencillo y mucho como el mar,

para que en mí la primavera

comenzara, como siempre, a cantar.

II

Desde el piso donde vivo,

en esta calle Mendelssohn

del viejo Berlín,

ha visto pasar

la vida

tomada de la mano,

alumbrada

por un anciano farol

que, según dicen los vecinos

más antiguos, nunca dejo de alumbrar,

ni aun en las noches más amargas

de la postguerra mundial.

Y desde aquí te he visto,

cuando cruzas la calle

estupenda como el amor,

joven como la vida,

sencilla y noble

como el mundo socialista

donde vives.

 

Ahora

de espaldas a la ventana,

la luz del farol

se regocija

seguramente en mis cabellos,

así como lo hace ya

en el fondo de tus ojos,

cuando hacia mí

avanza,

como un río en llamas,

tu cuerpo.

III

“Cierra los ojos”,

me dices

y te pones frente a mí.

Cuando los abro,

tus manos

sueltan a mis ojos

una bandada de tulipanes

rojos,

que le dan entonces

a mi alma,

la luz que no le diera

el sol

esta mañana,

ni la luz que la luna

y el farol

están pugnando por vivirle.

IV

Pecho adentro,

en los tulipanes rojos,

la primavera se alegra

cuando digo:

“! Qué gesto más tulipán

has tenido este día,

amor mío!”,

y me quedo besando

hondamente

la bondadosa ternura

de las manos,

mientras hundes,

de seguro,

lo azul de tu mirada

en el áspero abismo

de mi rostro.

 

print this article send this article to a friend link to this article


Privacy Policy: The OttoReneCastillo.org, Guatemala Poetry will not rent, sell, share or disseminate any information about you with other people or non-affiliated companies and organizations. We do not set client side cookies. Our server logs are used only for traffic analysis, and are erased from our server monthly. ©Copyright 1993 - 2020 by Computer Solutions - Chicago
The Four Corner Stones:
Cybernetic Democracy • Financial Justice • Ecological Harmony
Peace and Non-Violence
frontpage | headlines | next | deeper | top