COMO TU SABES, TARDE                          

I

Ahora

ha vuelto agosto

a poner un gesto

amable

sobre todas las cosas.

 

En los árboles,

el viento escucha

suavemente

el dialogo verde

de las hojas.

Y la tarde,

de pie sobre la inmensa

cuidad, nos dice

que falta

a nuestras manos

encontrarse de nuevo,

ahora que han pasado las lluvias

y hay menos gris esperando

en todas partes.

 

La tarde ignora, sin embargo,

que hace poco nos hemos

separado para toda la vida.

Y que el frio y la soledad

se han hecho mas intensos

que siempre,

ahora que me falta

en total tu compañía.

 

II

 

Por costumbre

he tomado el viejo camino

que me lleva a tu lado.

 

Ahí arde tu ausencia todavía.

Entonces, hablando con la tarde

le digo: “Tarde, jamás hubo

tanto dolor bajo tanta ternura,

ahora que me falta su mano

en mis cabellos.

Y el frio sigue canta

Y canta,

Desde la rama más alta

De mi nombre despierto.

Pero tú sabes, tarde amiga,

---le digo, en el lenguaje

de sombra que las tardes

entienden--, que uno,

acostumbrado como está

a tanto golpe recibido,

sigue viviendo.

rodeado por la soledad

y el frio, si quieres,

pero sigue viviendo,

tarde,

sigue.”

 

La tarde entonces,

comprensiva que es

por el agosto

que desborda,

se queda cantando

para largo

en mi rostro.

 

print this article send this article to a friend link to this article 


Privacy Policy: The OttoReneCastillo.org, Guatemalan Poetry will not rent, sell, share or disseminate any information about you with other people or non-affiliated companies and organizations. We do not set client side cookies. Our server logs are used only for traffic analysis, and are erased from our server monthly. ©Copyright 1993 - 2020 by Computer Solutions - Chicago
The Four Corner Stones:
Cybernetic Democracy • Financial Justice • Ecological Harmony
Peace and Non-Violence
frontpage | headlines | next | deeper | top